28 de noviembre de 2006

La obra maestra de mi cocina...



Me gusta mi cocina. A veces soñamos con cambiar de piso, a un piso nuevo, un último a ser posible, donde no haya vecinos que arrastran las sillas en vez de levantar, mover y posar, donde no haya que buscar aparcamiento 30 minutos de reloj, donde podamos disponer de 3 habitaciones por si vienen dos y son niño y niña...por dios, pero si ni siquiera tenemos el primero. Fantaseamos con esa idea a veces, y entonces, entro en mi cocina, y me siento en la silla y la miro... y pienso...donde voy a encontrar una cocina como esta...así de grande, que las de ahora las hacen diminutas, totalmente a mi gusto. Yo escogí los azulejos, la greca, la moldura, el suelo, los tacos y las esquineras que simulan una alfombra. Dibujé la repisa, diseñé las cortinas, escogí la madera y el tono que quería en los muebles. Escogí entre las numerosas muestras de granito, mármoles y demás materiales para poner la encimera, el color, el grosor, que el canto fuera rebordeado, que las esquinas de las puertas de los armarios fueran "ahumadas". Escogí los pomos y las guarniciones (de echo tengo dos, unos blancos de cerámica y otros de madera, los dos con el botón color bronce), los electrodomésticos panelados y todos en blanco para aligerar un poco la pesadez de tanto mueble y tanta madera...los cristales del mueble-vitrina, imitando las vidrieras, en dos colores, a juego con el cristal de la puerta. Cuando repaso con que ilusión lo escogí todo (limitándome al presupuesto que tenía, que había cada cosa...), entonces se me quitan las ganas de irme, y me pongo tapones en los oído para los ruídos, y pongo la radio y canto para que aparcar se le haga más leve a mi mitad, y pienso que si viene uno y luego otro, igual tengo suerte y son dos niños o dos niñas, y los puedo meter a los dos en la misma habitación...jajajaja. En fín, cada adorno que está puesto dice algo de mí o de la gente que me quiere y que me lo regaló. Y de toda las cosas que tengo (que son muchas para mi desgracia cada vez que tengo que limpiar), de todas las que he bordado, mi obra maestra es el reloj. No porque sea una pieza complicada y enorme, es sencilla de hacer y de tamaño normal para este tipo de relojes, pero es que refleja totalmente mi gusto. Me encantan los colores, me encantan los motivos (me vuelven loca las tazas de te y las teteras, y los juegos de café y cafeteras). Me gusta mucho este reloj, porque es fino y a la vez alegre, las tacitas, la jarrita, la tetera, los pastelitos...y que gusto da mirar en él la hora y pensar en el estupendo bizcocho que voy a hacer para merendar con un humeante café....

11 comentarios:

Vik dijo...

Hermoso reloj, Elbe! Con tu descripción me parece que ya conozco tu cocina!

koletta-1 dijo...

Es precioso, me encanta. Saludos

Nerim dijo...

Me encantaría tomarme un café contigo en esa cocina tan hermosa y poder apreciar esos cuadros tan bonitos y ver las horas pasar en ese reloj tan autentico.
Un abrazo

Anónimo dijo...

No hay dudas que las cosas hechas con amor tienen su encanto particular.
El reloj es precioso!!!

Puedo hacer una sugerencia?
Me cuesta mucho leer el blog por el color de fondo y el del texto. Tengo que seleccionar todo el texto para leerte, porque sino imposible.
Sugerencia de diseñadora web nada mas ;)

besos!

Estrella dijo...

Tu cocina tiene que ser una delicia y se nota el cariño que le tienes y el amor que pones en todo lo que haces , el reloj es una maravilla y denota esas maravillosas veladas que habrán pasado tus amigos y familiares degustando todo lo que haces con esas manos de hadas que tienes, un beso.

Anónimo dijo...

Me encanta tu reloj y tus cuadros de pc Elbe. Esa cocina tiene que ser preciosa. ¿Estas bien? Hacia mucho que no contactaba contigo. Besitos.

Luna dijo...

Cada día tenemos más cosas en común. Por lo que describes, mi cocina es muy similar. Además le hicimos una ampliación y no me puedo quejar por las simensiones.
El reloj me ha encantado. Los tonos son precioso. Que lo disfrutes mucho.
Un beso.

ANA dijo...

Que sencillo y que bonito.
Besos
Ana

Carme dijo...

Que bonito post Elbe! Haces una descripción tan fantàstica de tu cocina que casi me la puedo imaginar palmo a palmo. A veces también me da por pensar en cambiar de piso pero como tu dices, le has puesto tanto amor e ilusión al que tienes que se hace difícil dejar atrás tantas cosas i recuerdos.
Pero fíjate que diferentes somos; esta semana he estado en Inglaterra en casa de unos amigos. Para ellos cambiarse de casa es casi como cambiar de zapatos ... cuando tienen niños cambian a una casa más grande, cuando los niños se van cambian a una casa más chica i nos explicaban que la gente cambia de vivienda cada 6 años (de promedio), yo no lo podria soportar, con lo fastidiosos que son los traslados!
En fin, no me alargo más, pero pienso que muchas veces, no somos conscientes de todo de que tenemos ... hasta que lo perdemos i ya no hay vuelta atrás.
Un beso.

Carme dijo...

Uy, de tanto filosofar, me he olvidado de decirte que tienes un reloj precioso!

la sevillana dijo...

Este reloj por más que lo veo hecho no me canso de verlo, me encanta!